Consejos para proteger a tu empresa de una posible recesión

Las advertencias de una posible recesión (alta inflación, guerra, post pandemia, entre otros) no sorprenden a nadie debido a los momentos complicados por los que el mundo está pasando y que tienen como consecuencia la pérdida de negocios y el aumento del desempleo.

¿Cómo proteger a tu empresa?

Una de las cosas más difíciles que nos suceden en la administración de nuestras empresas es gestionar la incertidumbre, la cual se asevera durante una recesión.

Es natural que queramos saber qué sucederá para poder planificar y reaccionar de la mejor manera posible, pero, ya que no sabemos a ciencia cierta lo que el futuro nos depara, lo que sí podemos hacer es prepararnos lo suficiente para estar listos cuando sea necesario.

Siete cosas importantes a considerar durante una recesión:

1. Reducir gastos

Es importante revisar los gastos fijos para eliminar lo que no necesitamos o que pueda ser negociable (ejemplo: rentas, viajes empresariales, logística, entre otros). Considerar generar una reserva de efectivo, un fondo de emergencia y/o solicitar un crédito, aun cuando no sea necesario en ese momento, ya que podría ser de gran ayuda en el futuro.

2. Negociar

Hay que examinar todas las condiciones de los contratos con nuestros proveedores para ver qué se puede renegociar o si alguno está a punto de finalizar. Hay que checar cada operación, los importes y las fechas de vencimiento para así estar siempre listos para cubrir fechas críticas, tener comunicación con nuestros proveedores y no endeudarnos.

3. Apretar las
   cuentas por cobrar

Verificar los términos y condiciones de cobro que tiene nuestra empresa con los clientes. ¿Es sostenible cobrar dentro de los términos actuales? Y si es así, ¿pueden ser más exigentes las condiciones de pago? Por ejemplo: si ofreces un período de pago de 30 días, ¿puedes reducirla a 15 días? Esos días adicionales pueden marcar una gran diferencia en el flujo de caja.

4. Invertir en
    Marketing

Dedicar un poco más de inversión al marketing suele ser una buena idea durante una recesión. Crea un plan considerando todas las redes sociales y concéntrate en los canales que sean más rentables para tu empresa. Esto te va a permitir llegar a nuevos clientes y zonas geográficas, también puede ayudarte a descubrir otras líneas de negocios.

5. Establecer metas
    de ventas agresivas

Planificar los objetivos de ventas por mes, por cliente, por producto para poder llevar un monitoreo a detalle y evaluar si es que no se llega a la meta.

6. Realiza     mensualmente el     proceso de la     planeación de la     demanda

Es la base para estimar las ventas y las compras. Revisa las ordenes de compra a tus proveedores y ajusta puntualmente para no tener excedentes o faltantes de inventario. Si tu producto o materia prima se estima que tendrá escasez, trata de hacer compras anticipadas cuidando el capital de trabajo.

7. Importancia de     planear y revisar tus     finanzas mes a mes

Trabajamos todos los días en nuestras empresas, desempeñando muchos roles: resolviendo emergencias y tomando decisiones rápidas, por lo cual es importante que tengas una planeación financiera ordenada con revisiones periódicas.

La planificación financiera se trata de la realización de un presupuesto detallado de la empresa, basado en estrategias y considerando todos sus recursos, pues ellos serán de gran importancia para garantizar el éxito y el cumplimiento de los objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Es importante que en tu planeación incluyas los siguientes pasos:

Analizar el estado actual de las finanzas de tu empresa, es decir, hacer los reportes de los estados financieros (resultados, presupuestos, flujo y balance general) y adicionalmente indicadores (tablas resumen, gráficas, etc).

Establecer los objetivos del año.

Revisar los resultados mensualmente para la correcta toma de decisiones.

Al mismo tiempo, hay cosas que deseamos lograr, y pasamos el día a día pensando en el futuro, por lo cual también es muy importante realizar pronósticos financieros:

El trabajo de un pronóstico financiero es predecir cuáles serán sus ganancias, mensuales y anuales, en períodos de tiempo mayores a 1 año.

Es una herramienta activa, lo que significa que se revisa, considera y ajusta constantemente a medida que cambian las condiciones comerciales y se obtienen los resultados reales. Esta revisión y cambio debe ocurrir todos los meses si es posible. Esto también contrasta con un presupuesto, que se establece una vez al año y rara vez cambia hasta el próximo ciclo presupuestario.

Finalmente, un pronóstico es una hoja de ruta para administrar un negocio. Cada decisión sobre un negocio debe venir del análisis de pronóstico. El pronóstico debe dictar las decisiones de gasto, las necesidades de inversión y cada decisión estratégica sobre el negocio. Es una herramienta para construir su negocio y hacer realidad su estrategia.

Por lo tanto, durante una recesión, no solo es importante mantenerse al tanto de las reglas y suposiciones comerciales clave, sino también reunirse todas en un presupuesto para tener control y visualizar las ganancias futuras.

¿Quieres ayuda con la planeación financiera de tu negocio?

En Arccanto Finanzas Inteligentes estamos para asesorarte.

Otros artículos

Inflación en México

Inflación en México ¿Qué es la inflación? Seguramente has escuchado el término en muchísimos lugares sin saber exactamente qué es, aquí te lo platicaremos. La

Saber más

La Bolsa de Valores

La Bolsa de Valores ¿Cuándo nacen las Bolsas de Valores en el Mundo? Se dice que desde 1460 en Amberes, Bélgica ya existían negociaciones de

Saber más